Negociación continua

En muchas conversaciones con parejas que empiezan a flirtear con abrir su relación, iniciarse en el mundo swinger o a abrazar la filosofía poliamorosa, intuyo cómo sobrevuela la sombría idea de que en este tipo de relaciones una de las personas siempre tiene que acabar claudicando y teniendo que sacrificar su voluntad, deseo o necesidad.

Este tipo de cambios en una relación vienen motivados por necesidades o inquietudes de una o ambas partes y no por una voluntad de dañar a tu pareja.

Parece obvio, ¿verdad? Pues es un sensación de víctima que provoca a quien recibe la propuesta de probar esos cambios. Es por eso que ambos miembros de la relación deberán velar para que esa evolución sea a mejor y se haga de una forma sana y minimizando los conflictos que puedan dañar la relación.

Honestidad y empatía son las bases indispensables para construir una relación sana y, en este caso, también para remodelarla. Bueno, pues, aquí presento mi propuesta del proceso para la incorporación cambios en la relación: la negociación continua.

Continuar leyendo «Negociación continua»

No es por mí, es por ella misma

No soy el centro de su universo, aunque me haya dicho mil veces que sí. Por lo que nada de lo que haga será por mí, sino por y para ella. ¿Suena egoísta? Puede que sí, pero es que eso es lo que nos mueve a todas. Por lo menos a mi forma de ver.

Continuar leyendo «No es por mí, es por ella misma»

Dulzura perversa

Después de una cena veggie llena de «¿cómo coño han hecho esta tortilla de patatas tan buena sin huevo?» y «¿en serio esto no es pollo?» y «joder, voy a reventar», salimos prácticamente rodando del Enjoy Vegan del barrio del Born divagando entre irnos a tu casa con tu chico o dar una vuelta para rebajar la comida y esa inocentemente llena de picardía propuesta tuya de «¡vamos a tomar algo a un sitio muy chulo!» que a mí me acaba de parecer perfecta porque quiero ir a algún sitio y charlar un poco pues me apetece más cita contigo. Continuar leyendo «Dulzura perversa»

Dos Venus de la mano

No era la primera vez que tocaba el cuerpo perfectamente esculpido y decorado por varios insinuantes tatuajes de esa mujer de rizos color rojo fuego que me recordaba cuán ardiente puede llegar a ser. Ya conocía de su entrega apasionada al haber presenciado, cuando aún éramos desconocidos, cómo consumía a cinco hombres a la vez dejándolos exhaustos en su empeño vagamente satisfecho de saciarla. Continuar leyendo «Dos Venus de la mano»

Deseos en El Jardín del Edén

El sábado pasado retomé, sin planearlo, algo que hacía tiempo me ilusionó pero se quedó apartado por practicidad y otras razones que no vienen al caso. Retomé mi idea de descubrir, de la mano de mi compañera de vida y aventuras, clubes swinger en los que no hubiera estado nunca antes.

Con nueva pareja y roles intercambiados, cuando fui el que se dejaba llevar siendo ahora por el quien se dejan llevar, nos animamos a visitar el club recientemente abierto en las afueras de Barcelona “El Jardín del Edén”. Continuar leyendo «Deseos en El Jardín del Edén»

Nosotras ya sabíamos cómo iba terminar la noche

“Que yo esté pachucha no implica que tú tengas que quedarte encerrado en casa, con uno que pringue ya es suficiente, sal y pásatelo bien.” Todo ha empezado, bueno, mejor dicho todo empezó ayer con esta frase que me dijo mi pareja y por lo que decidí finalmente ir a la cena a la que me había invitado una desconocida con la que tenía contacto por Facebook. Continuar leyendo «Nosotras ya sabíamos cómo iba terminar la noche»