Quiero ganarme las alas contigo

Al ver lo que me llena cuando soy generoso y lo poco que me aporta cuando miro sólo por mí, decido que quiero despojarme de mi egoísmo. Siempre digo que no hay mayor halago que saber que inspiras, que motivas y que alguien decide cambiar algo suyo porque haces que quiera ofrecerte su propia mejor versión.


Vale, pues que sepas que podrías sentirte halagada y mucho, casi tanto como para abrumarte como me abrumas tú contándome lo encantada que estás de habernos cruzado, porque huvo un día que me di cuenta que quería convertirme en ese personaje de nuestra serie favorita; ese personaje divertido, pícaro, con el que puedes experimentar cualqueiras de las fantasías que se pasen por tu cabeza y las que ni siquiera te habías imaginado… ese que no miente nunca, ¿sabes a cuál me refiero?


Llegó un día que sentí que ya no necesitaba seguir buscando un sentido a mi vida porque mi vida ya tiene todo el sentido de ser por el simple hecho de ser y porque mi presencia regala momentos de felicidad. Probocar un orgasmo, dibujar una sonrisa, calmar un temor, alumbrar una oscuridad, salvar una vida, crear otra, curar una herida, saciar una sed, erizar una piel… porque sí, simplemente porque puedo hacerlo. ¡Qué grande!


Antes no era capaz de prestar atención a lo realmente valioso como esa mirada de admiración, ese gesto de cariño, esas palabras de gratitud que se convierten en plumas para mis alas.


Y es que en ti veo a alguien a quien hacer feliz, porque te lo mereces y porque hacerte feliz me hace feliz. Por eso, pluma a pluma quiero ganarme las alas contigo.

Un comentario en “Quiero ganarme las alas contigo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.