Dulzura perversa

Después de una cena veggie llena de “¿cómo coño han hecho esta tortilla de patatas tan buena sin huevo?” y “¿en serio esto no es pollo?” y “joder, voy a reventar”, salimos prácticamente rodando del Enjoy Vegan del barrio del Born divagando entre irnos a tu casa con tu chico o dar una vuelta para rebajar la comida y esa inocentemente llena de picardía propuesta tuya de “¡vamos a tomar algo a un sitio muy chulo!” que a mí me acaba de parecer perfecta porque quiero ir a algún sitio y charlar un poco pues me apetece más cita contigo. Continuar leyendo “Dulzura perversa”