Ni su voz ni su nombre

Estoy en Torrevieja donde vengo de vez en cuando a visitar a una amiga muy especial. Hoy, otra vez, he tenido que salir de casa de ella porque va a venir un chico con el que se está enrollando y se ve que al chico, si se encontrara al amante con quien se acuesta su amante cuando él está con su novia, le estallaría la cabeza… irónico, sí, pero es lo que hay. Así que me toca buscar cómo pasar el rato en la calle mientras ellos se embisten cariño y se besan mordiscos. Continuar leyendo “Ni su voz ni su nombre”